sábado, 24 de marzo de 2012

Gilles de Rais


Hay algo en éste Monstruo que fascina
invita a serena reflexión
leyendo su historia se adivina
demonios en el hombre ¡ son legión!
el alma devino así en letrina
perdiose la humana condición
viniendo a demostrar ésta tesina
"No todos los hombres,hombres son "

Devoto de Juana, ultra-francesa,
alquimista en el oscuro torreón
la sangre de los niños le embelesa
con roja y nocturna invocación
se angustia, se arrepiente ,se confiesa
esquizoide de rara condición
sintióse de Satán como una presa
buscando en la Muerte redención

5 comentarios:

  1. Excelentes Versos, hermano Carlos.
    Un Certero retrato del Personaje. Aunque Debería Decir que Cuando se Trata de un Mariscal de Francia, "Asociado con una BRUJA ANTI-INGLESA",en Un Periodo Tan Turbulento Como Aquél,Te Confieso que Tengo Mis RESERVAS, Como Profesional de la Historia...
    Un Indivíduo tan Excéntrico y Poderoso, Necesariamente Tendría Enemigos.
    No lo Defiendo, Pero Me Hace Pensar que Entre lo que Dicen QUE HIZO y su MUERTE EJEMPLAR, Hay Demasiados Contrastes...
    Sea Como Fuere, Excelentes Versos.
    Un Cordial Abrazo.
    Un Brindis.
    y
    ¡¡RIAU RIAU!!

    ResponderEliminar
  2. Siempre es un gusto pasar por tu espacio.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen retrato poético, amigo Carlos.
    ¿Qué tendrán los psicópatas que nos fascinan tanto?
    Y como dice el refrán "Dios los cria y ellos se juntan", no siendo extraña la admiración que sintió el barón de Rais por la psicótica Juana de Arco, a pesar de su tendencia homosexual.
    Probablemente la fascinación por el psicópata se funda en nuestra mente infantil (el remanente que afortunadamente nos queda), que nos impulsa a contemplar la dualidad amor-odio en los que traspasan la linea roja entre lo lícito-ilícito, lo "normal" y "profundamente anormal", en esa atracción por los arquetipos netos y simples: blanco-negro, bueno-malo... Que, por la ley del mínimo esfuerzo que rige los fenómenos naturales, nos invita al juicio claro y sin complicaciones.
    En un experimento realizado con niños acerca del cuento de Caperucita Roja, los infantes aplaudían mayoritariamente al lobo al sentirse más identificados con él; Caperucita resultaba ñoña y aburrida porque seguía las normas de comportamiento esperadas: no hay nadie más transgresor que un niño, y los adultos tenemos una tendencia a la transgresión infantil, reprimida.
    Pero después de todo este rollo, los comportamientos profundamente antisociales y carentes de toda empatía con las personas, son repugnantes y dañinos, y nos hacen dudar de nuestro orgullo al considerarnos personas.
    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  4. Estupendos los versos que nos has dejado amigo.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. hola que tal!
    despues de unos meses he vuelto
    con una nueva entrada..
    un fuerte abrazo..!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...